miércoles, julio 13, 2011

Los Ríos, su caudal y la cuenca Hidrográfica

UN RÍO Y SU CAUDAL
CUENCA HIDROGRÁFICA SECA
Las corrientes superficiales representan un porcentaje mínimo del agua continental (0.006 %), pero este valor es aún mucho más insignificante si lo comparamos con el total de la hidrosfera: tan sólo el 0.0002 % circula en un momento dado por la superficie del planeta. Sin embargo, estos datos no reflejan la importancia que tienen estas aguas en el aspecto de los paisajes continentales

El agua que desciende sobre la superficie, desde las partes más altas de los continentes hasta los fondos oceánicos, limando las diferencias topográficas, se denomina escorrentía superficial. Inicialmente fluye como una lámina delgada no encauzada, es lo que se conoce como escorrentía en lámina o arroyada difusa o en manto, pero rápidamente se desarrollan hilos de corriente que se unen haciéndose cada vez de mayor tamaño hasta que descargan en una corriente encauzada.

Una cuenca hidrográfica representa el área que recoge las aguas que van a parar a una misma corriente fluvial, incluye por tanto el agua no encauzada y todos los afluentes que desagüen en el río principal (red de drenaje). La forma de la red de drenaje depende de lo joven que sea la región, del tipo de roca y de la existencia de fracturas u otras discontinuidades.

En el curso alto de los ríos los cauces son más estrechos y las pendientes son mayores, por lo que la corriente fluye más rápido, mientras que en el curso medio-bajo los cauces son anchos y con bajas pendientes por lo que las velocidades son menores.

El caudal de un río es la cantidad de agua que atraviesa un determinado punto en un intervalo de tiempo (m3/s). El caudal es directamente proporcional a la velocidad de la corriente y a la sección del cauce. En las partes bajas el caudal es mucho mayor por la gran cantidad de afluentes que aportan agua al río principal.

Lógicamente en época de lluvias el caudal aumenta, sin embargo existe un desfase entre el máximo de lluvias y el máximo caudal, debido a que en un principio la mayor parte del agua se infiltra en el suelo y sólo cuando éste se satura comienza la escorrentía superficial. Además hay que tener en cuenta que el subsuelo suministra agua al río. Si esto no sucediera no sería posible la existencia de cursos de agua permanente.

El agua continental posee una gran cantidad de energía sólo por el hecho de localizarse a una cierta altura (800 m de media) por encima del nivel de mínima energía potencial (nivel del mar). Esta energía se consume en evitar el rozamiento con el cauce, en erosionar y transportar materiales, pero una buena parte la podemos aprovechar, por ejemplo en las centrales hidroeléctricas instaladas en las presas.

En su curso medio-bajo los ríos circulan por unos valles mucho más amplios, en forma de artesa, que se conocen como llanuras de inundación o vegas. Estas llanuras son muy fértiles gracias a la presencia de agua a poca profundidad y a la abundancia de limos y arcillas depositados durante las crecidas, único momento durante el cual las aguas ocupan todo el valle.

En muchos valles fluviales de latitudes medias se observan unos típicos escalones llamados terrazas fluviales que representan los restos de las antiguas llanuras aluviales construidas por el río a lo largo de su historia geológica. La sucesión de períodos de sedimentación y posterior erosión de sus propios sedimentos explicarían estas formas.


Imprimir artículo

Articulos Relacionados



Widget by Hoctro |

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu Comenterio

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites

 
Suscribete y recibe lo último de nuestro Blog
Compartir English Portuguese Spain